La voz de nunca

Inspirada en Esperando a Godot, de Samuel Beckett

La obra de Samuel Beckett se suele interpretar como una exposición de la desesperanza, de la angustia, la soledad y la degradación humanas. Sobre esta lectura superficial de Beckett se erigen los lugares comunes del pensamiento y poética posmodernos.

La Phármaco baila el Beckett que anticipa la tragedia contemporánea (del siglo XX pero sobre todo de nuestro siglo), en la que el sentimiento romántico se sustituye por el mito de la nada: el hombre se enfrenta con su insignificancia para rendirle culto; la nueva religión exige sus propios ritos.

Los personajes de Beckett superan el solipsismo y sólo son a través del otro: “el amor es ese intervalo donde se persigue hasta el infinito una especie de indagación sobre el mundo (…) El amor es cuando podemos decir que tenemos el cielo y el cielo no tiene nada” (Alain Badiou enBeckett. El infatigable deseo.)

¿Y si después de Beckett, Esperando a Godot sólo fuera posible como danza?

La voz de nunca es una obra escénica total donde confluyen movimiento, palabra y música interpretada en directo por un pianista. La música original toma como punto de partida el Claro de Luna de Beethoven y la Sonata para viola de Shostakovich.

La obra es una co-producción con la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, cuenta con el apoyo del Centro de Danza Canal, el patrocinio de la firma Tenkey.

El estreno absoluto de La voz de nunca fue en julio de 2014 en la feria de Teatro en el Sur (Palma del Río, Córdoba)



FICHA ARTÍSTICA

Interpretación
Luz Arcas, Estragón
Begoña Quiñones, Vladimir
Ignacio Jiménez, Lucky
Juan Manuel Ramírez, Pozzo

Composición e interpretación musical
Carlos González, piano

Coreografía
Luz Arcas

Iluminación
Miguel Ángel Camacho

Vestuario
Tenkey
Ana Montes

Diseño Gráfico
María Peinado Florido

Fotografía
Javier Suárez
Eva Viera

Vídeo
Javier Suárez

Producción y distribución
La Phármaco/ Agencia Andaluza de Instituciones Culturales

Directora de Producción y Distribución
Sofía Manrique

Dirección y Dramaturgia
Luz Arcas y Abraham Gragera