Los hijos más bellos

UNA PRODUCCIÓN DE LA COMUNIDAD DE MADRID, VÍCTOR ULLATE BALLET Y LA PHÁRMACO

Esta obra nace en cada uno de los cuerpos de los intérpretes. O más aún, es cada uno de sus cuerpos. Cada músculo y cada hueso, sus miradas y sus gestos han sido tratados como ofrendas.

La juventud sigue siendo un milagro, un reducto de lo bello y una excusa para el sacrificio. Es tradición e historia ofrecer a los dioses los cuerpos más jóvenes, los más inocentes, sus deseos incumplidos, su futuro por escribir. Porque no hay mayor violencia que la de ver arder la belleza o la juventud hasta convertirse en cenizas, no hay mayor renuncia que la deshacerse del futuro. Los dioses se alimentan de aquello que posee toda nuestra esperanza.

Actualmente, la juventud y lo bello están quizás más ligados que nunca. No hay nada más poderoso, más codiciado ni anhelado que la juventud. Como si nuestros dioses, invisibles e innumerables, estuviesen más hambrientos que nunca.

Esta obra es una ofrenda, el escenario, la pira, y cada cuerpo un animal sagrado.


FICHA ARTÍSTICA

Dirección y dramaturgia
Luz Arcas y Abraham Gragera

Coreografía
Luz Arcas

Composición musical
Hugo Gómez-Chao Porta

Voz
David Azurza

Violoncello
Aurora Martínez Piqué

Diseño de iluminación
Jorge Colomer

Diseño de vestuario
Heridadegato

Fotografía y vídeo
Virginia Rota

Ayudante de coreografía
Paula Montoya

Diseño web
María Peinado Florido

Producción ejecutiva
Gabriel Blanco, Marta López Caballero y Laura Ortega (Spectare)

Distribución 
Víctor Ullate Ballet